El Presidente Adolfo López Mateos se dirige a la Asamblea General de la ONU en 1962. México se declaró ese año, de forma unilateral, libre de armas nucleares y señaló que no entraría a la carrera armamentista nuclear. México encabezó la desnuclearización de América Latina y el Caribe que se materializó en el Tratado de Tlatelolco de 1967.