La Educación para el Desarrollo Sostenible es una herramienta para hacer frente a problemáticas como la desigualdad de género, la protección del medio ambiente (incluida la educación sobre el agua), el cambio climático, la biodiversidad, el desarrollo rural, los derechos humanos, la atención de la salud y el consumo responsable. En México, la UNESCO ha impulsado la construcción de un “Modelo Integral de Escuelas Sustentables”.